Pyrénées-Atlantiques - Le territoire

Aquí, los Pirineos son Atlánticos

LA PERSONALIDAD Y LA SEDUCCIÓN

El aliento de los siglos

El pasado de los Pirineos Atlánticos está marcado por el aliento de los siglos. Desde las cuevas de Isturitz, donde vivieron los neandertales hasta los cromlechs de los valles del prepirineo, los hombres prehistóricos dejaron la huella de las primeras civilizaciones. Gaston Fébus y Henri IV, por citar solo algunos grandes nombres, han dejado su propia reputación y la de Bearne en lo más alto. Este departamento, por el que pasan muchos caminos a Santiago de Compostela, puede presumir de un rico patrimonio arquitectónico, especialmente del medievo. La iglesia románica de Hôpital-Saint-Blaise, clasificada como Patrimonio Mundial por la UNESCO, es una de sus joyas.

La fuerza de las culturas

Aquí viven culturas sólidas, dos pueblos que han sabido conservar sus costumbres y sus lenguas alejadas de artificios folclóricos, a pesar de los embates del tiempo. Vascos y bearneses comparten destino y un mismo territorio, pero en el respeto mutuo de su personalidad característica y las particularidades de cada pueblo. Pastorales suletinas, carnaval bearnés, la caza tradicional en el puerto bearnés o los partidos de pelota vasca con las apuestas «cantadas» son ejemplos de la tenacidad con la que se aferran a las raíces.

Sin embargo, nuestro departamento también es un escenario para las artes, con las dos orquestas de Bayona, de prestigio internacional; un ballet que se ha ganado su reputación por derecho propio... Nuestro deseo, y nuestro objetivo, es hacer que la cultura perviva y despunte, tanto para los habitantes del territorio como para el público que vive fuera de sus fronteras. En el apartado de «Agenda» encontrará todas las actividades.

La cultura del deporte

El departamento 64 de Francia es un terreno abonado para la proliferación del deporte de alto nivel. Con sus tres grandes clubes de rugby, el Aviron de Bayona, el Biarritz Olympique y la Section Paloise, es un proveedor histórico de jugadores internacionales. También ha dejado grabado su nombre en la elite del baloncesto europeo, gracias a la epopeya del club de Pau-Orthez, que ha sido nueve veces campeón de Francia hasta la fecha y que ha conseguido ganar también la copa Korać. Por otro lado, el balonmano tiene un fuerte arraigo en la cultura popular. En el país de la pelota vasca y las corridas, del esquí y del surf, un hijo de la tierra, Tony Estanguet, ha conseguido hacerse con un oro olímpico en tres ocasiones con su canoa. Los Pirineos Atlánticos tienen también una gran tradición golfista. El green más antiguo del continente data de 1856, y se encuentra en Billère, donde se construyó por iniciativa inglesa. Por otra parte, la costa vasca puede presumir de unos campos excepcionales con vistas al mar. Por último, el departamento es uno de los más importantes del país en la cría de caballos y uno de los centros principales de entrenamiento para las competiciones hípicas.

El deporte de alto nivel se funda en una práctica popular que se entrelaza con la forma misma de vida de la región. En los Pirineos Atlánticos, uno de cada seis habitantes está inscrito en algún club deportivo.

Bouton Haut de page